Cirugía Ocular con Láser

Ojo HumanoLa estructura del ojo es similar a la de una casa que tuviera una única ventana exterior curvada del tipo burbuja, que sería la córnea, y un cable de fibra óptica, el nervio óptico, que se extiende desde la parte posterior.
Allí existe un tejido fino en forma de anillo, el iris, un diafragma coloreado que permite que cantidades variables de luz pasen a la superficie interior en la parte posterior del ojo.
La pupila es el área transparente central, que es controlada por los músculos en el diafragma, que hacen la pupila más pequeña cuando la cantidad de luz es excesiva, y viceversa.

Los rayos de luz pasan a través de la córnea transparente, que debido a su curvatura superficial los desvía (refracta) concentrándolos a través de la pupila. Después, pasan de nuevo a través de unas lentes normalmente transparentes (cristalino) que tienen dos superficies curvadas, la frontal y la parte posterior. Por lo tanto, estos rayos de luz se desvían (refractan) dos veces más durante su viaje a la parte posterior del ojo.

Los rayos de luz viajan a la superficie posterior del ojo a través del humor vítreo, una sustancia transparente gelatinosa que rellena el espacio entre la parte posterior de las lentes y la retina, que es la capa más interna del globo ocular que contiene las células especializadas que convierten la luz en impulsos eléctricos eléctricos. Estas células son llamadas bastones, que son los que procesan las imágenes en blanco y negro, y conos, que procesan el color.

Lo que resulta realmente asombroso sobre la estructura del ojo es como parte de estas células en la retina (células fotosensibles) transforman la luz en impulsos eléctricos que el nervio óptico transmite al cerebro. Luego se prolongan por las vías visuales hacia la zona media del cerebro y atravesando el tejido cerebral, alcanzan los centros visuales de los lóbulos occipitales. Allí los impulsos eléctricos se transforman de una manera aún no determinada con exactitud, para producir lo que llamamos visión.

Diagrama esquemático del ojo humano

El sistema visual humano se compone por lo tanto de:

  • Cornea: Refracta la luz en el cristalino y la proyecta sobre la retina
  • Pupila: Controlada por los músculos del músculo ciliar que la abren o la cierran en función de la luminosidad.
  • Cristalino: Refracta de nuevo la luz
  • Humor Vítreo: La luz atraviesa este espacio gelatinoso.
  • Retina: Convierte la energía lumínica en impulsos eléctricos.
  • Nervio Óptico: Transmite los impulsos eléctricos desde la retina hacia el cerebro.
  • Tronco del Encéfalo: Paso intermedio de los impulsos eléctricos hacia los Lóbulos Occipitales.
  • Lóbulos Occipitales: Destino final, donde los impulsos eléctricos se convierten en imágenes.

Un sistema visual perfecto tendría las siguientes características:
  • Una trayectoria clara y limpia desde la parte frontal del ojo hasta la posterior.
  • Un balance proporcionado entre la longitud del ojo y las curvaturas de las superficies refractantes.
  • Células con un funcionamiento correcto en la retina y en el cerebro que permitan la transformación de la energía lumínica en impulsos eléctricos, la transmisión de estos impulsos y su conversión a imágenes
Pero por desgracia, la mayoría de la gente no está dotada de un sistema visual perfecto.

Los ojos que tienen un diámetro desproporcionadamente largo o demasiado poder de refracción producen miopía, ya que las imágenes quedan enfocadas frente a la retina y consecuentemente producen una visión desenfocada.

Lo contrario ocurre cuando el diámetro de los ojos tienen una longitud desproporcionadamente corta o demasiado poca refracción y se produce una hipermetropía.

El astigmatismo, sin embargo se produce cuando los rayos de luz horizontales que inciden en el ojo no son refractados igualmente que los verticales, lo que impide el enfoque claro de los objetos que se encuentran cercanos o lejanos.

La presbicia tiene otras causas y se manifiesta en edades avanzadas, cuando empieza a resultar difícil ver de cerca, ya que el cristalino pierde la capacidad para contraerse. La visión cercana se hace borrosa, aunque la visión de lejos sigue siendo buena.

Las patologías que pueden ser tratadas con ayuda del láser son:
  • Miopía: desde -0.75 dioptrías hasta -10.0 dioptrías
  • Hipermetropía: desde +0.75 dioptrías hasta +5.0 dioptrías
  • Astigmatismo: desde 0 hasta 4.0 dioptrías
  • Presbicia: en diferentes estados
Tradicionalmente, muchas de estas condiciones han sido tratadas con la ayuda de lentes correctoras (gafas y lentillas). Hoy día existen nuevos avances en cirugía ocular láser, disponibles en la mayoría de países desarrollados, que consiguen muchos mejores resultados.
Existen tres tipos de cirugía ocular láser:

PRK (Photo Refractive Keratectomy) ha sido el principal tratamiento de cirugía ocular con láser durante muchos años.
Mediante esta intervención se retira el epitelio (la capa fina de piel protectora que cubre la córnea) con la ayuda de un "láser frío".
PRK se utiliza principalmente en pacientes con miopía baja o moderada.
A continuación pueden ver un vídeo de una intervención quirúrgica con PRK:


LASEK (Laser Assisted Sub-Epithelial Keratectomy) or EPIFLAP (Laser Assisted Epithelial Keratomileusis) es una operación que retira parte del epitelio para acceder a la córnea, que es entonces tratada con el láser, tras lo cual el epitelio se vuelve a colocar de nuevo en su sitio.
LASEK se utiliza principalmente en pacientes con miopía baja o moderada.
A continuación pueden ver un vídeo de una intervención quirúrgica con LASEK:


LASIK (Laser Assisted in Situ Keratomileusis) es un nuevo tipo de cirugía inventada por el oftalmólogo español José Barraquer y que es la tecnología más avanzada y popular de cirugía ocular con láser hoy día. Una parte fina de la capa exterior de la córnea se levanta y se utiliza un rayo láser para cambiar la curvatura de la cornea. Después se vuelve a restaurar la capa, que se adhiere y cicatriza de forma natural.
LASIK se utiliza tanto en pacientes con miopía como con hipermetropía moderada y avanzada.
A continuación pueden ver un vídeo de una intervención quirúrgica con LASIK:


Todos estos tratamientos han sido aprobados en la mayoría de los países del mundo y su aplicación está considerada ser completamente segura.
Sin embargo, siempre que se trate de cirugía, existen riesgos asociados y el paciente debe ser debidamente informado de ellos.

Además, no a todo el mundo le puede ser practicada la cirugía ocular con láser.
Aunque la cirugía ocular con láser es normalmente segura para adultos sanos, existen varios factores que la hacen desaconsejable:
EDAD: Se recomienda que toda persona a la que le vaya a ser practicada la cirugía ocular con láser tenga por lo menos 18 años de edad. Se asume que a esa edad el error refractivo ocular del paciente se ha estabilizado.
Sin embargo, no existe un límite de edad avanzada para cuando la cirugía ocular con láser pueda ser practicada, ya que este factor no influye en la naturaleza de la operación.
ENDOCRINOS: Las fluctuaciones hormonales pueden afectar el error refractivo de los ojos del paciente. Dicho error no se corregirá hasta que el sistema endocrino retorne a su estado normal.
Por esta razón la cirugía ocular con láser no es recomendable en mujeres embarazadas, o que estén siendo tratadas con hormonas.
SALUD: Debido a que la córnea está compuesta de una matriz de fibras colágenas, pacientes afectados por desórdenes inmunológicos, como artritis reumatoide, Síndrome de Sjögren, Lupus eritematoso sistémico, etc., se enfrentan a un riesgo considerable tras la intervención quirúrgica.
INFECCIÓN POR VIRUS DEL HERPES: Un historial de infección en los ojos por el virus del herpes simple hace desaconsejable la cirugía ocular. Se cree que el virus reside permanentemente en las células de los nervios ópticos y una intervención puede reactivarlo.
Infecciones por herpes en otras partes del organismo no afectan a la cirugía ocular con láser.
TAMAÑO DE LA PUPILA: Los láseres utilizados en la actualidad afectan a un área de unos 7 a 8 mm de diámetro. Por lo tanto es importante que el tamaño de la pupila sea menor que dicha área.
ERRORES REFRACTIVOS: La mayoría de las personas con dificultades visuales son miopes o hipermétropes con algún grado de astigmatismo.
Pasados los 40, muchas personas empiezan a desarrollar presbicia, una patología caracterizada por la dificultas para enfocar con claridad a distancias cortas. Se debe a que el músculo ciliar, va perdiendo elasticidad y fuerza, a la vez que el cristalino se va haciendo menos flexible.
Aunque ninguno de los tratamientos descritos anteriormente son útiles para tratar la presbicia, existe sin embargo un procedimiento llamado Keratoplastía con láser termal (laser thermal keratoplasty LAPR), con el cual se reduce el colágeno de la periferia de la córnea y se consigue rectificar su curvatura.
También existe la Keratoplastía Conductiva (CK), para tratar esta condición. Este procedimiento hace uso de energía de radio frecuencia para aplicar calor sobre determinados puntos alrededor de la córnea, obteniendo como resultado una mejoría en la agudeza visual.


Enlaces externos

Comentarios

  1. muy interesante la informacion, bueno, yo queria saber cuanto cuesta esta operacion, tengo dudas porue he escuchado que cuesta un millon aprox. cada ojo, una cifra un poco alta para muchos y he oido hablar de hasta 200 mil pesos con algun plan de isapre, otra duda que tengo es si la parte blanca de los ojos se puede operar, cuando la tienes muy amarilla o cuando se pone roja casi siempre, crees que el no usar lentes, cuando se deberian usar, influya en esta situacion?, ojala me puedas responder.

    saludos
    mezcla_skateboard@hotmail.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Artículos más populares de Medicina Humanista

Laserterapia

El Papiro Ebers

Vitamina E

Quelación

Micro-Inmunoterapia