Sodi Pallares

Biografía

Demetrio Sodi Pallares nació en la Ciudad de México, el 8 de junio de 1913 y falleció en esa misma ciudad el 12 de agosto de 2003.

En su trayectoria profesional destacó como miembro fundador del Instituto Nacional de Cardiología “Ignacio Chávez”, ex Presidente de la Sociedad Mexicana de Cardiología (19551956 y 1962-1963), ex Presidente de la Academia Nacional de Medicina (1964-1965), Investigador y Profesor de Electrovectocardiografía en el Instituto Nacional de Cardiologiía de México y en la Facultad de Medicina de la UNAM. “Master teacher” del “American College of Cardiology”.

Además fue el autor de una docena de libros y de un sin número de artículos en revistas científicas nacionales y extranjeras. Fue condecorado con la Orden al Mérito de la República Italiana (1964) y con la Orden Brasileña del Mérito Médico en la clase de “Oficial Grande” (1966).

320 trabajos científicos publicados en revistas y libros del mundo, en la gran mayoría, como autor principal avalan su prolífica carrera. Las conferencias, en diversos sitios del orbe, son 325. Los cursos impartidos rebasan la cifra de 175 y los libros publicados ascienden a 19. Sus trabajos han sido citados en más de 300 publicaciones científicas. A lo largo de su vida recogió más de 100 diplomas con todo tipo de reconocimientos.

La molécula de la vida

La terapia creada por Sodi Pallarés en 1942, en principio para tratar la cardiopatía de su propia madre, se basa en la importancia de la Adenosín Trifosfato o ATP. "El ATP es el transportador universal de energía de nuestro cuerpo. Se produce en las mitocondrias durante la respiración celular y no sólo es necesaria para la mayoría de las funciones de los seres vivos sino imprescindible para todo proceso de curación. Sin ella, sencillamente, la vida no sería posible. Por eso me gusta llamarla la molécula de la vida". Sirva como ejemplo que el ADN necesita para sintetizarse 72.000 moléculas de ATP por segundo lo que demuestra que hasta los genes dependen de ella.

El tratamiento metabólico

El Dr. Pallarres observó que los enfermos cardiacos eran permitidos llevar dietas libres en sodio y simultáneamente eran administrados natriuréticos para que lo eliminaran. Aquello fue el inicio para buscar una dieta hiposódica estricta que ya no requiriera diuréticos. El éxito de esta dieta lo impulsó al estudio e investigación del tratamiento polarizante. Los trabajos experimentales con la aplicación de soluciones de glucosa, insulina y potasio por venoclisis, mostraron su eficiencia en el tratamiento del infarto del miocardio experimental, así como de la insuficiencia cardiaca, realizados por el Instituto Nacional de Cardiología.

El Tratamiento Metabólico de Sodi Pallarés consta de tres elementos o fases:

1- El primer elemento de esa triada es seguir una dieta baja en sodio y rica en potasio. Sodi es contundente a la hora de justificar la necesidad de eliminar el ión sodio del interior de las células, algo para lo que es preciso suprimir no sólo la sal de mesa sino todo alimento que lo contenga en abundancia. "Sólo así -dice- podrá eliminarse el sodio intracelular y aumentar el potasio imprescindible para que la célula pueda sintetizar el ATP que precisa todo proceso curativo. En toda lesión, sea del tipo que sea, se rompe la membrana celular, se introduce el sodio en las células, se pierde el potasio, aumenta el ácido láctico y, como consecuencia, disminuye la formación de ATP. Sin embargo, con el Tratamiento Metabólico se corrigen todos esos trastornos básicos y es posible la curación. Por tanto, la clave está en la relación sodio-potasio".

2- En segundo lugar, durante el tratamiento se suministra al paciente por vía intravenosa soluciones polarizantes de insulina, glucosa y potasio. La glucosa y la insulina evitan la formación de la placa de ateroma y combaten la inflamación. Además, la glucosa genera ATP de forma inmediata para situaciones puntuales (por ejemplo mientras se está haciendo un esfuerzo físico considerable, caso de los atletas). "Incluimos la glucosa en el Tratamiento Metabólico porque si no lo hacemos así se produce hipoglucemia. Baja el azúcar y la persona enferma. Hay que estar pues atento a que no haya hipoglucemia ya que si es así se pierde potasio".

3- La tercera fase consiste en someter al paciente a la acción de campos magnéticos pulsantes (no constantes como los generados por imanes). Estos campos llegan a las membranas celulares donde los iones sodio y potasio mantienen el equilibrio de la membrana. El potasio permanece en alta concentración en el interior de la célula mientras el sodio se encuentra en la parte exterior de la membrana lo que genera una diferencia de potencial que permite que la célula emita y reciba información. El campo magnético pulsante atraviesa el cuerpo llevando energía a cada célula y logrando un aumento de la permeabilidad de la membrana lo que facilita el intercambio de potasio y sodio, y mejora la absorción del oxígeno y los nutrientes.

Véase también

Referencias

  • Castellanos A: Demetrio Sodi-Pallares: the man and his thought. Clin Cardiol. 1988 Jun;11(6):434-6
  • Dr. Demetrio Sodi Pallares [obituario] Arch Cardiol Mex 2003; 73(3): 232
  • Quijano-Pitman F. Homenaje al Doctor Demetrio Sodi Pallares en su 60 años de actividades profesionales Gac Med Mex. 1996 Mar-Apr;132(2):109-12.
  • Sodi Pallares, D: Magnetoterapia y tratamiento metabólico .Mexico, D.F. : D. Sodi Pallares, c1994.
  • Sodi Pallares, D: Electrocardiografía clinica : análisis deductivo Mexico : Méndez Editores, c2002.
  • Cardiologia. Homenaje al Dr. Demetrio Sodi Pallares en el XXV aniversario de su recepción profesional. Mexico, Instituto Nacional de Cardiologia. Mexico, Editorial Interamericana [1961]

Enlaces Patrocinados


Enlaces externos

Comentarios

Artículos más populares de Medicina Humanista

Laserterapia

El Papiro Ebers

Vitamina E

Quelación

Micro-Inmunoterapia