Ozonoterapia

El descubrimiento del Ozono debe ser atribuido a el Profesor Schönbein, quien en 1839 observó como mediante una descarga eléctrica el oxígeno se transformaba en otro gas.
A este gas lo bautizó como ozono, que en griego significa "olor".

Durante la Primera Guerra Mundial el Ozono fue utilizado por primera vez en el campo médico por el Dr. Albert Wolf, quien reportó espectaculares efectos del ozono sobre fístulas y diversas heridas de guerra.

En 1958 se fabricaron los primeros generadores de ozono médico, que impulsaron su uso entre los profesionales médicos.

El Ozono que es utilizado en Medicina se produce a partir de Oxígeno puro mediante generadores eléctricos que regulan los niveles de concentración del gas.

El gas de Ozono producido por los generadores se descompone con gran rapidez al ser introducido en el organismo.

( O3 -> O2 + O - 24,75 kcal )

  • El O2 resultante de la ruptura, es Oxígeno ionizado negativamente.
  • El átomo O que queda libre confiere al Ozono su acción desinfectante, antiviral y antitóxica.
  • Las 24,75 kcal. liberadas producen una elevación de temperatura y por tanto un efecto vasodilatador.

Los mecanismos de acción del Ozono son netamente oxidantes, reaccionando con los dobles enlaces de las sustancias orgánicas insaturadas y provocando su escisión (Ozonolisis). De esta manera se producen metabolitos como el ozonido, que cuando se degrada produce carbonilo además de otro producto altamente inestable: el zwitterion. Este ión resultante es el que acabara reaccionando con moléculas de aldehidos, alcoholes, éteres y aminoácidos. En presencia de agua u otras sustancias no inertes, el zwitterion se une a ellas formando peróxidos (o hidroperóxidos). La acción viricida y bactericida se produce tanto por estos peróxidos resultantes como por la acción directa del Ozono.

Sus efectos comprobados a nivel metabólico son los siguientes:

  • Oxidación de las coenzimas NADH y NADPH
  • Oxigenación a nivel mitocondrial
  • Aumento del 2,3 difosfoglicerato
  • Oxidación de grasas insaturadas
  • Hidrosolubilización de grasas liposolubles
  • Aumento de la granulación y la epitelización
  • Oxidación de células tumorales
  • Aumento de hematocritos
  • Disminución VSG
  • Disolución del colesterol, triglicéridos y otras grasas
  • Aumento de colesterol HDL


Indicaciones

Actualmente la Ozonoterapia es el tratamiento de elección para numerosas enfermedades y como terapia de apoyo en muchas otras.

Su alta efectividad sobre cuadros clínicos de dificil pronóstico junto con la ausencia de efectos secundarios de importancia son sus principales cartas de presentación.

La Ozonoterapia está especialmente indicada para las siguientes patologías:
Medicina Interna
Angiología y Flebología
  • Hepatitis Crónicas (A, B, C, Delta)
  • Alteración de los componentes de la sangre
  • Patología del Crohn
  • Úlcera Gastro-duodenal por Helicobacter
  • Insuficiencia Arterial (Tipos I, II, II y IV)
  • Patologías flebíticas
  • Úlceras diabéticas
  • Llagas por decúbito
  • Gangrenas


Neurología Reumatología y Traumatología
  • Cefaleas circulatorias y de racimo
  • Esclerosis Múltiple progresiva
  • Depresión
  • Enfermedad de Parkinson
  • Demencia Senil moderada y severa
  • Accidentes Cerebro-Vasculares
  • Hernias discales
  • Conflictos discorradículares
  • Artrosis
  • Periartritis
  • Poliartritis crónica reumatoidea
  • Fibromialgia


Medicina Estética Oftalmología
  • Lipodermitis induractiva
  • Lipodistrofias localizadas (Celulitis)
  • Retinopatías seniles
  • Retinopatías pigmentarias


Dermatología Inmunología
  • Herpes simple y Zoster
  • Acné
  • Eccema
  • Psoriasis
  • Coadyuvante en la radioterapia y quimioterapia
  • Coadyuvante en la inmunodeficiencia adquirida


Formas de Aplicación

Los tratamientos con Ozonoterapia requiere de la intervención de personal médico especializado, que se guíe estrictamente por los protocolos médicos desarrollados para su correcta aplicación.

Existen diferentes formas de aplicación según la patología a tratar:

    • Inyección por vía Intramuscular
    • Inyección Subcutánea
    • Inyección Intrarticular
    • Inyección Intradiscal
    • InsuflaciónI ntrarectal
    • Gran autohemo-transfusión
    • Pequeña hemo-transfusión
    • Tratamiento tópico con bolsa de plástico o campana de cristal
    • Aplicación de cremas y aceites ozonizados


Contraindicaciones

En el campo médico el Ozono es utilizado en una mezcla junto con Oxígeno.
Una larga experiencia clínica indica la inexistencia de efectos secundarios, cuando el tratamiento se aplica correctamente siguiendo los protocolos establecidos.

Únicamente está contraindicado en casos de favismo e hipertiroidismo, y no se ha mostrado eficaz con la espondilolistesis.

La experimentación efectuada ha demostrado que la Ozonoterapia, en las concentraciones utilizadas en medicina no determina ninguna variación sobre el DNA o el RNA de la célula.


Enlaces externos



No hay comentarios:

Publicar un comentario